Románico Rural

El románico rural de Guadalajara constituye un conjunto arquitectónico románico, fundamentalmente de iglesias y ermitas, que se asienta en toda la provincia. Destacan fundamentalmente los erigidos en varios pueblos de la Sierra de Pela, en el norte de la provincia, de los cuales algunos de sus ejemplares fueron declarados bien de Interés Cultural en 1965 y que conforman los ejemplos más visibles y abundantes del románico rural de Guadalajara. Si bien, en menor medida, en el resto de la provincia también aparecen ejemplos del románico rural, menos cuanto más al sur, pero con características similares a los de la sierra de Pela
Albendiego

Albendiego